La Televisión Digital y los medios de proximidad, el riesgo de pasar a mejor vida

29 10 2007

Tv_2

La Televisión Digital Terrestre, TDT, viene acompañada de una gran promesa de servicio universal audiovisual e interactivo, que puede verse paralizada si la política del Gobierno es incapaz de vislumbrar que la televisión en abierto -y el servicio público, en especial- tienen obligadamente un papel motor, frente a los conocidos círculos viciosos del mercado.  Así, los medios comunitarios de proximidad, en el nuevo escenario que impone la implantación de la TDT tendrán algún papel qué cumplir o sencillamente permanecerán postergados hasta su disolución definitiva. En España, en esta fase  de implementación de la TDT, el escenario para estos medios no es muy prometedor, en Chile aún hay tiempo -si se quiere- para discutir su participación.

Hace unos días, en España, un grupo de académicos, entre ellos Enrique Bustamante Ramírez, prestigioso investigador que participó en el "Consejo para la reforma de los medios de comunicación de titularidad del Estado", y que por estos días estará en Chile en la nueva edición del Seminario Provocaciones, han firmado un Manifiesto en el que piden al Congreso de Diputados aprobar la enmienda que regule la televisión de proximidad con fines sociales y comunitarios.

Piden al Gobierno Español que apoye esta iniciativa ya que es la última oportunidad para asegurar la supervivencia de unos medios, cuya normalización jurídica ha venido siendo sistemáticamente postergada. En caso contrario, y como consecuencia del inminente apagón analógico, numerosos canales se verían obligadas a desaparecer, con la consiguiente reducción de un pluralismo efectivo y la destrucción de un patrimonio cultural con más de 25 años de trayectoria.

"Desde nuestra perspectiva académica, llamamos la atención sobre el hecho de que durante la actual legislatura, las administraciones públicas hayan asignado el escaso espectro radioeléctrico a nuevos canales de diferente cobertura de TDT, sin que, en muchos casos, ni su política de programación, ni los contenidos emitidos, ni su discutible concepto de servicio público, justifiquen las nuevas adjudicaciones. Paralelamente, en la actualidad se sigue negando a los medios comunitarios una parte mínima del espacio público radioeléctrico para un uso social, cultural y educativo".

La Televisión Digital Terrestre, TDT, medio de difusión que ofrece una gran eficacia de transmisión, no sólo puede mejorar de calidad audiovisual respecto a la televisión analógica, sino que proporciona un enorme número de ventajas diferenciadas y de funciones adicionales respecto a la difusión convencional de televisión. Como sabemos la TDT es “una nueva técnica de difusión de las señales de televisión que por medio de la digitalización permite optimizar el uso del espectro radioeléctrico en el medio de difusión canal aire sobre la superficie terrestre” (CMT/CAC, 2002:8). Entre sus características se distinguen: Mayor número de programas y nuevas emisoras en la misma ocupación de espectro que la actual televisión analógica (varios canales de TV digital en el mismo ancho de banda de un canal de TV analógico). Además, puede coexistir con la televisión analógica; mejora la recepción en condiciones adversas (movilidad, interferencias, ruido, etc.); Posibilidad de uso de infraestructuras de TV analógica ya existentes: antenas, emisores, instalaciones, etc. De hecho, se puede aprovechar la infraestructura TV convencional para proporcionar múltiples canales de televisión a través de la misma antena de recepción; Escalabilidad de la resolución de las emisiones incluida la Televisión de Alta Definición y formato panorámico de TV (19:9); Permite dialogar entre dispositivos, o a la transmisión de datos y nuevos servicios interactivos; Sonido Digital Multicanal; Posibilidades de acceso condicional (abono, pago por visión y acceso personal); Interactividad con el usuario por medios sencillos: Guías electrónicas de programación y posibilidad de uso intuitivo de los servicios interactivos; Nuevas oportunidades para la oferta de contenidos y servicios interactivos adicionales. (PISTA TDT, 2003:5)

Ahora bien, la digitalización como parte de una política de comunicación, implicará no sólo cambios para TV pública, sino que también para la industria audiovisual chilena. Aquí, quizás, se encuentra la mayor tensión, la implantación del sistema TDT no sólo exige la aprobación de medidas legislativas – y la consiguiente entrada al ruedo de los intereses económicos y políticos- sino también la intervención de una serie de agentes del mercado audiovisual, “algunos de los cuales deberán renovar sus modelos de actuación” como por ejemplo la industria productora de contenidos; las empresas concesionarias de televisión (privadas y públicas); empresas de programación; fabricantes de equipos y desarrolladores de aplicaciones; el gestor de múltiples o empaquetador de radiofrecuencia; el gestor de interactividad; el transportista o carrier y el difusor de la señal de televisión. Asimismo, la industria publicitaria también se prepara para un nuevo negocio de alta relevancia económica. Este sector podrá registrar en una base de datos los hábitos de consumo de cada usuario. “En tiempos de hipersegmentación de los públicos y de crisis para la publicidad televisiva, cuando ésta responde con soluciones de saturación para garantizar cierto número de impactos, la posibilidad de identificar individualmente al público objetivo es un gran regalo. Hacer más atractiva la publicidad interactiva es un objetivo que el t-commerce, comercio por televisión, espera alcanzar con buenos resultados, pues de los ingresos que ella reporte dependerá la supervivencia de la programación que tenga el consumo productivo como fórmula de explotación”. (Mestre, 2005:681)

Con todo lo anterior, dónde quedan las televisiones locales sin ánimo de lucro. Hasta ahora la mayoría sobreviven con el apoyo de los vecinos, con fondos de algunos concursos públicos y uno que otro aviso de un comerciante del barrio. Siempre han estado en el limbo, son reconocidas, valoradas, pero se les desconoce legalmente. Si existiese voluntad podría ser una oportunidad de  establecer con claridad su participación en este nuevo contexto digital, como primer asunto, que adquieran la categoría de legales.

El espíritu de la TDT y del servicio público es profundizar sobre el pluralismo y los medios comunitarios son expresión de aquello, por tanto no es posible discutir el tema sin poner en la mesa la legalización de estos medios y la planificación de frecuencias específicas en el espectro radioeléctrico.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: