Cueto se equivoca. Somos emigrantes digitales

27 06 2007

200117172001Eso sucede al escribir de prisa la columna dominical. Equivocarse. Como muchos habrán leído este domingo en EP[S] Cueto escribe sobre los "nativos digitales", a propósito de una invitación que le cursara un conocido para asistir a un Instituto de provincia a charlar sobre las nuevas tecnologías, ante una audiencia conocedora del tema. La frustración de su experiencia queda plasmada de manera brutal en sus últimas ocho palabras… "es que sólo soy un inmigrante, perdonen ustedes".

Cueto toma el concepto de Inmigrante Digital de Prensky, quien dice que este sesentón “aprende -como todo inmigrante, algunos mejor que otros- para adaptarse a su ambiente, conservando hasta cierto punto, su "acento", es decir mantiene un pie en el pasado”. La visión que nos proporciona Cueto es un tanto restringida, pues está haciendo una interpretación estática de un fenómeno dinámico. Es cierto, hoy el profesor se enfrenta a unos alumnos que manejan otros códigos, donde el audiovisual ha sido el instrumento por donde se han enterado de la realidad, pero eso no implica hablar de superioridad de unos sobre otros, o que los inmigrantes digitales deban pedir perdón.

La aproximación que realiza Cueto es de un severo determinismo tecnológico. Además, emplea el concepto  “Inmigrante” como un vocablo poco acogedor, lo utiliza para separar, para mostrar su poca solidaridad. Instala la idea se superioridad, los nativos debieran acoger a estos inmigrantes, a esos “otros”, a esos “huéspedes” que parecieran venir de una situación desfavorecida.

Hay varias afirmaciones que observar. La primera, si acaso es pertinente situar en niveles distintos, por tanto con una valoración diferente, a quienes son designados como nativos y como inmigrantes digitales. ¿Son verdaderamente distintos? ¿Sus lenguas son distintas o su técnica es diferente? Lo segundo, ¿provienen de culturas distintas?, tal como es planteado pareciera que se estuviese ante los primeros cuadernos de campo de Malinowski, Lèvi – Strauss, Malvin Harris, Clifford, Gauss o Evans-Ritchardo que hubiese un cruce entre civilizaciones. Lo tercero, es el peso relativo del aula suficiente para caracterizar a unos y otros de calificativos dicotómicos.

Se impone la obligación de desprenderse del pasado, de esos “acentos”, de sus biografías, de su historia, de su identidad. Su vida personal se reduce a que sepa usar las nuevas tecnologías. Qué pasaría si migrar a una ciudad desconocida pudiera hacerse preservando nuestra identidad cultural. Aún mejor, usando dicha identidad como herramienta para crear un modo de vida, dándole mejores oportunidades al viajero de tener éxito.

La diversidad que aportan los inmigrantes digitales puede y debe ser un elemento positivo para enriquecer la sociedad de la información; sin embargo, hablar de inmigrantes evoca un problema, una incomodidad. Aquellos usuarios que provienen de las generaciones pasadas, que no nacieron en pleno auge del IPOD y la consola, constituyen y son una oportunidad, son portadores de habilidades y destrezas que con seguridad resuelven los problemas personales y sociales de manera más eficiente. Los inmigrantes, en general, proporcionan a la sociedad que los acoge la posibilidad de tener una visión más completa y enriquecida. Si hiciésemos caso a Prensky y todos fuésemos nativos digitales no podríamos ofrecernos nada unos a otros.

“Es cierto que hay inmigrantes, pero lo que hace de alguien un inmigrante no es una cualidad, sino un atributo que se le aplica desde afuera, en forma de estigma o principio denegatorio” (Delgado, 1998:33-34).

“Somos todos emigrantes de una economía creada por las tecnologías del conocimiento que supone el desplazamiento hacia un planeta altamente tecnificado. (…) El nuevo territorio se está construyendo en base a nuevos servicios y formas de información audiovisual que obliga a continuos traslados de usuarios en torno a los nuevos productos” (Vilches, 2001:12).

 

La emigración implica movimiento, una movilidad física y cultural, cruzar fronteras o límites, la que no implica necesariamente la separación permanente de los vínculos. Pero si conlleva una evaluación desde el punto de vista de sus metas y objetivos personales, calificaciones y situación personal.

La raíz etimológica “Migro” quiere decir “cambiar de domicilio” o “trasladar el domicilio a otro lugar”. La voz emigración mantiene el significado más general de “partida de un lugar a otro” (DRAE, 1992).

Dada las circunstancias que ya hemos delineado en tanto la confluencia y diversidad de variables que determinan las condiciones del usuario, del uso y del acceso, y de cómo se construye dinámicamente el mapa relacional entre éstas, es perfectamente posible que no esté implícita la idea de “establecerse” permanentemente en un dispositivo tecnológico específico. Ya que, contrariamente al determinismo tecnológico, las tecnologías no le dan el sentido a la vida de los sujetos, por tanto, la experiencia y sus resultados, finalmente tendrán un mayor peso al memento de emplear un artefacto en concreto.

La emigración digital puede interpretarse como el abandono, temporal o permanente, del uso de un dispositivo habitual, trasladándose a otro dentro del propio imaginario tecnológico, a través del cual puede canalizar mejor sus habilidades y objetivos.

El emigrante digital al racionalizar sus motivaciones posee un carácter activo. No es que sólo migra su consumo individual y con ello aumentar la diversidad de usos en los procesos de convergencia, sino que además hay una valoración por los contenidos más que por las tecnologías en si mismas.

Incluso puede ser un desplazamiento golondrina, aquellos usuarios que meditan no quedarse en otro dispositivo, sino que mientras solucionan ciertos inconvenientes (dinero, empleo) realizan ejecuciones específicas en otros dispositivos. 

Vilches hace referencia a un emigrante de la red como a “un viajero del ciberespacio y un nuevo contingente de habitantes de la red (…) son aquellos jóvenes que pasan 24 horas delante del ordenador o de la consola y que se hallan preparados para emigrar a las redes de interrelación” (2001:35). Sin embargo, más allá del desempeño que un usuario pueda realizar en este nuevo horizonte virtual, y dada la “geografía social totalmente asimétrica”, el valor no está en el dispositivo sino que en el movimiento del desplazamiento, en el emigrar.

El tema no es el punto de llegada, puede ser Internet, el Móvil o la TV, ni siquiera el tiempo, limitado o ilimitado, sino en lo que significa el propio desplazamiento en busca del objetivo. Origen o destino, depende del status de quien designe.

Emigrantes permanentes es aquel que prueba un dispositivo y sus aplicaciones por un tiempo, pero no vuelve a utilizarlo. Puede ser producto de un cálculo o puede derivar a pesar de los cálculos. Hay usuarios que cambian con la idea de volver a utilizar el dispositivo de siempre, pero cambiaron de idea una vez que se encontraron seguros y supieron desenvolverse en el nuevo dispositivo. Los emigrantes permanentes pueden constituir la base de apoyo para los futuros emigrantes. El emigrante temporal es el que abandona un dispositivo durante un tiempo pero que vuelve a reanudad su uso. El emigrante de paso, es el usuario que entra y sale de dispositivos y usos. También está la emigración conmutada, aquella que implica mantener su domicilio tecnológico afincado y salir –por un corto lapso de tiempo- a utilizar otra tecnología que le brinda réditos pragmáticos.

Los emigrantes digitales son los usuarios actores que toman decisiones, que trascienden los límites, que tiene sus puntos de vista, motivos personales, circunstancias y aspiraciones

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: